El plan de desconfinamiento que el comité de expertos entregará al Presidente

Queremos que sean metas comunes,

bien conocidas y que sepamos para dónde vamos. Todo en

cuatro fases”.

Pablo Vial.

Se deben dar todos los factores al mismo tiempo. Pero no podemos bajar la guardia respecto a medidas de higiene y distanciamiento”.

María Teresa Valenzuela.

Cuatro fases, con indicadores y metas claras para ir avanzando en cada etapa, tiene la propuesta de desconfinamiento que entregó ayer el comité de expertos covid19 al ministro de Salud, Enrique Paris, y la subsecretaria de Salud, Paula Daza. Al cierre de esta edición, el grupo de especialistas tenía agendada para esta tarde una cita con el Presidente Sebastián Piñera.

“En Chile en este minuto hay áreas o regiones que están en direcciones totalmente opuestas respecto a la epidemia. Regiones en alza, donde en algún minuto se podría decretar confinamiento, y otras en las que parece haber señales positivas como para pensar que se va a poder hacer un desconfinamiento”, comenta Pablo Vial, director del Instituto de Ciencias e Innovación en Medicina de la UDD-Clínica Alemana, e integrante del comité de expertos.

El especialista explica que considerando esta situación heterogénea, la minuta que se daría a conocer hoy al Presidente Piñera –fechada el 29 de junio- plantea criterios tanto de desconfinamiento como de confinamiento. “Tratamos de establecer criterios específicos y métrica. Qué se esperaría para confinamiento y para desconfinamiento”, indica.

En este sentido y en el caso de la capital, “lo más conveniente es que se analice la Región Metropolitana completa, porque es muy difícil establecer dónde están los límites internos”, precisa María Teresa Valenzuela, vicedecana de investigación de la U. Los Andes que también integra el comité de expertos.

Vial añade que dado que hay “vasocomunicantes” entre las comunas no tiene sentido que –iniciado el plan de desconfinamiento- unas permanezcan en cuarentena y otras no. “Pensamos que es mejor que haya una sola unidad, por ciudad o conurbación. Por ejemplo Valparaíso y Viña del Mar son ciudades que están sumamente comunicadas”, dice.

Los 3 vértices

Los especialistas del grupo que integran, entre otros, Vial y Valenzuela, sugieren que el plan de desconfinamiento considere tres criterios generales:

l Epidemiológicos.

l Sistema de salud.

l Sistema de vigilancia.

Cada categoría tiene sus propios indicadores con metas establecidas por etapa. Para iniciar el plan, acotan los expertos, los objetivos se deben cumplir en conjunto por al menos dos o tres semanas.

“Se deben dar todos al mismo tiempo. Pero no podemos bajar la guardia respecto a medidas de higiene y distanciamiento social”; advierte Valenzuela.

En materia epidemiológica, para activar una desescalada se sugiere haber sostenido una disminución de la tasa de infección, lo que se traduce en una menor tasa de reproducción y un retroceso de los casos nuevos. “Se utilizan distintos criterios, puede ser una disminución de al menos 50% en un período de tres semanas”, esboza Vial. Y Valenzuela complementa: “Los indicadores epidemiológicos son número reproductivo efectivo, que sea inferior a 1, porque significa que en ese momento estaríamos en condiciones de decir que la velocidad de transmisión del virus está disminuyendo

Junto a ello se considera el porcentaje de test positivos. Para iniciar el plan lo ideal es que sea menor a 10%. “Hoy está en 25%, pero tuvimos comunas con 56%”, dice Valenzuela. También ingresaría a la métrica el número de fallecidos, aunque opera con rezago frente a los otros indicadores.

En cuanto al sistema de salud y la red asistencial, para pensar en una desescalada es clave que haya disponibilidad de camas críticas. Por eso la recomendación del comité es que “sea capaz de soportar un eventual rebrote en caso de que se produzca el desconfinamiento”, dice Vial. Eso significa que debería haber un máximo de 85% de ocupación de camas de cuidado intensivo, la que hoy está sobre 90% en la RM.

Sobre la vigilancia de la pandemia, se sugiere que el sistema tenga suficiente capacidad de testeo y atención clínica, y que funcione la trazabilidad y aislamiento de los casos. “Que se rastreen al menos 80% de los contagios detectados durante 14 días”, agrega Vial.

Los especialistas también recalcan que en una desescalada es necesario reforzar los protocolos de protección de los grupos de riesgo, concentrados en lugares de larga estadía, hogares de ancianos, cárceles y otros.

Por etapas y con transparencia

Vidal explica que en la propuesta al Gobierno “el desconfinamiento lo estamos planteando globalmente para una ciudad y que sea en fases. Una gradualidad en que todos sepamos sus criterios, sus recomendaciones, que todo sea ampliamente conocido por la población. Tiene que haber un esfuerzo comunicacional importante porque la población puede ayudarnos a conseguir la métrica de los criterios”.

“Queremos que sean metas comunes, bien conocidas y que sepamos para dónde vamos. Todo en cuatro fases e ir avanzando con metas bien especificas.

Por ejemplo, la fase la uno es de cuarentena total, distancia social máxima (ahora) donde hay cuarentena.

Y la cuatro es casi una vuelta a las actividades normales.

“Queremos que nos propongamos hacerlas en el tiempo que podamos. Para pasar de fase, insiste Vidal, se deben cumplir objetivos de criterio y siempre con métrica”.

“Ejemplo: umbral para fase dos 10% de test positivos y no 20%. Fase 3, menos de 5% y fase 4 menos de 1%”, añade.

“Los indicadores van cambiando. No planteamos fechas sino que objetivos y también el que todos trabajemos para alcanzar los objetivos de cumplimiento de las metas de salud es importante para pasar de una fase a otra. Insisto, es esfuerzo de comunicación es importante. Tenemos una luz que podemos seguir y depende de todos nosotros que lo consigamos”.

claudio cortes

https://conectamedia.s3.amazonaws.com/2020-07-03_NJ3QPT59.jpg