Las condiciones de Sánchez, Valdés y Cuadrado

No quieren hablar de plazos para el desescalamiento, pero considerando las cifras de contagio a la baja (ver reporte), dejan ver que no antes de dos semanas debieran comenzar a relajarse las medidas para combatir el covid-19, siempre y cuando distintos indicadores lo permitan.

El epidemiólogo del Instituto de Salud Pública, Héctor Sánchez, dice que hay baja en el R0 (índice de contagiosidad, donde 1 quiere decir que cada infectado contagia a una persona en promedio), pero que hay regiones en que está mayor a 1, además de que el país tiene un “un sub registro de un 51% (positivos no detectados)”.

Por eso él cree que para desescalar primero hay que “aumentar detección , más PCR y disminuir el subregistro sustancialmente a menos de 25%, aumentando la velocidad de respuesta de los PCR y dando oportuna trazabilidad a los contactos, para lo que es necesario reforzar las personas dedicadas al seguimiento”.

Añade que los indicadores RO deben seguir a la baja en todas las comunas y una “sustancial menor demanda en servicios urgencia y UCI”. “Si estas condiciones se dan se podría pensar en un retorno por etapas en RM no antes de 2-3 semanas”, finaliza.

Para el secretario técnico del Colmed, Cristóbal Cuadrado tienen que confluir “una reducción sostenida por lo menos de tres semanas del número de contagios, con un R0 menor a 0,8; una ocupación hospitalaria de camas UCI menor a 85%; una capacidad de testeo suficiente con una positividad que no debe ser superior a 5% y tener montada una capacidad de trazabilidad que nos permita que el 80% de los contactos sean puestos en cuarentena antes de 5 días del caso índice”.

Nicolás Valdés, epidemiólogo U. de los Andes pone una condición para comenzar a conversar: “Bajar a menos de 1.000 los casos diarios allí recién podríamos empezar a sentirnos más tranquilos”.

 

https://conectamedia.s3.amazonaws.com/2020-07-03_NJ3QPT5A.jpg