Gobierno cede ante presiones por recambio de medidores inteligentes: ahora será voluntario

E O'RYAN/P. CATENA-Unnuevo capítulo comen-zó ayer a raíz de los polémi-cos medidores inteligentes. Y es que la ministra de Ener-gía, Susana Jiménez, se tras-ladó al Congreso en Valpa-raíso junto al ministro se-cretario general de la Presidencia, Gonzalo Blu-mel, para anunciar que el recambio de la nueva tec-nología será voluntario y que enviarán una ley corta para disminuir la rentabilidad de las distribuidoras (ver nota página 4). Un giro de la au-toridad que se explica por el rechazo ciudadano a los me-didores, asícomo tambiéna las presiones políticas de su propio bloque.Hasta el lugar acudió la ti-tular de Energía, pese a que se encontraba con licencia médica, quien volvió a expli-car que el gobierno heredó la situación del recambio de los nuevos medidores de la administración anterior y que, dado el conflicto que se generó, decidieron que el re-cambio sea voluntario. Es decir, modificarán la norma técnica de distribución que regula el reemplazo de la tec-nología y extenderán el pla-zo de siete a nueve años. El anuncio no es del todo clari-ficador, pues las empresas están obligadas a realizar el cambio de medidor en nue-ve años, pero no se forzará a las personas a hacerlo (ver entrevista en página 4).Así también aclaró que en el caso de los clientes que quieran voluntariamente cambiar sus medidores, ya existe el compromiso de Enel, Saesa y Chilquinta de entregar una compensación de $10 mil por los aparatos antiguos y afirmó que el go-bierno sigue trabajando en otros incentivos para moti-var el cambio. El recambio se iniciará con los medidoresque son propiedad de la em-presa, lo que permitirá a los hogares descontar deinme-diato ese cobro.María Isabel González, cree que no tiene sentido el que sea vountario, ya que los “usuarios ya lo estamos pa-gando en nuestras cuentas”.PRESIÓNPOLÍTICA. Elanun-cio del Ejecutivo se da en medio de los costos políticos que ha traído el tema para el Presidente Sebastián Piñera, quien tras intervenir en el tema en marzo pasado, vio cómo caía en siete puntos su aprobación en laencues-ta Cadem. Un escenario que abrió críticas en el oficialis-mo, donde sostienen que el gobierno debió haber dejado pagar los costos a la oposi-ción. Un malestar que fue recrudeciendo y que se lo hicieron presente en los úl-timos días a los ministros del comité político Cecilia Pérez y Gonzalo Blumel.Si bien en el Ejecutivo sub-rayan que hace semanas se venía trabajando en la mate-ria, fuentes de Palacio admi-ten que el malestar de la coa-lición provocó que se acele-rara el anuncio de las nuevas medidas, justo en momen-tos en que además se inicia el trabajo de la comisión in-vestigadora que revisará la controversia.DESDE LA INDUSTRIA. Sor-prendida quedó la industria con la noticia, ya que las dis-tribuidoras no habían sido informadas de las nuevas medidas, a pesar de haber-se reunido el viernes pasado en el marco de la cuarta mesa técnica por medidores inteligentes. Es más, en ple-no anuncio se estaba reali-zando la junta de accionis-tas de CGE -distribuidoracon más clientes del país y que no se ha sumado a pagar los $10 mil-.El presidente de la firma, Antonio Gallart, tras escu-char las declaraciones, seña-ló que “el cambio de visión del gobierno muestra (...) que el rechazo de la población a esta medida es muy alta”.QCLAVES DEL CONFLICTO¿Cómo se generó la polémica de los medidores inteligentes?En marzo pasado se destapó la polémica del recambio a los medidores inteligentes cuando el presidente Piñera confirmó que “el usuario paga todo”. La situación generó revuelo tanto en la ciudadanía como en el sector político. Ante las presiones, se conformó una mesa técnica con las distribuidoras. Ayer el gobierno sorprendió, pues anun-ció que el recambio será voluntario.¿Qué significa que el recambio al medidor inteligente sea voluntario?No queda claro lo que significa que el recambio sea volun-tario. El gobierno explicó que las empresas están obligadas a realizar el cambio, pero que no se forzará a los usuarios si no quiere el nuevo aparato. El plazo se extendió de 7 a 9 años. Otra duda es qué sucede con el cobro que ya se está haciendo a los usuarios en sus cuentas por el cambio.¿Las empresas pagarán el cambio de medidor?Hay tres empresas -EnelDistribución, Saesa y Chilquinta-que acordaron voluntariamente pagar $10 mil por el recambio de medidor, medida que sigue en pie. Aún falta que CGE y otras distribuidoras tomen la decisión, pero el gobierno califica la iniciativa como un incentivo para convencer a la ciudadanía.https://conectamedia.s3.amazonaws.com/e394e3ca-21d1-43e0-a2a6-0a8bde18edc6.jpg