Chile crecería medio punto menos por guerra comercial

Guerra comercial desatada entre Estados Unidos y China y la economía chilena se prepara para un posible impacto directo. Luego de que esta mañana, el gobierno de Xi Jinping respondiera anunciando su intención de fijar aranceles de entre un 5% y 25% a productos de Estados Unidos valorados en US$60.000 millones y de que el viernes pasado, el gobierno de Donad Trump informara la imposición de aranceles a US$300.000 millones en importaciones chinas, los expertos ya avizoran posibles secuelas en el crecimiento chileno. Para Cecilia Cifuentes, directora del centro de estudios financieros del ESE de la U. de Los Andes, si se mantiene la guerra comercial “uno tendría que pensar en un crecimiento del PIB de 3% para este año, suponiendo que no entramos en una situación internacional muy compleja”. Chile no cumpliría entonces la meta proyectada por el gobierno de 3,5%.Y la razón de un menor crecimiento no serían los efectos directos en las exportaciones chilenas, agrega Cifuentes, “sino el impacto en el mercado de capitales, con un alza del precio del dólar, caída en el valor de los activos y el mayor riesgo mundial, porque ese efecto es más instantáneo”. Coincide el economista Alejandro Alarcón, profesor de la U. de Chile: “veríamos una reducción de medio punto, de 3,5% a 3%, en la proyección del PIB”. Aunque menciona dos salvaguardas a tomar en cuenta: “una es que desconocemos los efectos indirectos en otros países y que se verían afectados por una tendencia a la baja por esta guerra comercial, y la otra es que nunca sabemos si va a tener un giro inesperado de última hora para bien”.Antes de los anuncios de la rebaja de aranceles de China y EE.UU, la proyección de crecimiento de Patricio Rojas, socio de Rojas y Asociados, era más cercana al 3%. “Y si se concreta la guerra comercial lo más probable es que la economía mundial se desacelere más, lo que afectará a Chile que crecería menos del 3%”. No se atreve a proyectar cuánto menos, pero sí anticipa que el dólar no debiera subir mucho más, “porque la semana pasada el mercado internalizó la amenaza en Twitter de Trump, que el viernes se tradujo en el anuncio de alza de aranceles”. Y la bolsa chilena ha estado deprimida en los últimos meses, por lo que, a su juicio, “castigarla más no va a ocurrir”.Quedan tres semanas de negociaciones, lo que corresponde al período que demoran las importaciones chinas en llegar a Estados Unidos y a las que se aplicarían los nuevos aranceles.Alarcón anticipa un dólar subiendo —a mediodía se transaba a $694— y la bolsa a la baja (Ipsa caía 0,82%). “Es lo que hemos aprendido de las crisis: el tema financiero es el que tiende a ser más afectado rápidamente”. Y podríamos agregar, el de los commodities. El precio del cobre cayó 1,52% en la Bolsa de Metales de Londres, a su menor valor desde fines de enero de US$2,74, mientras que en Wall Street, el Dow Jones se hundía 2,3%, arrastrando al resto de bolsas mundiales.¿One Belt, vía de solución?Según el director del Centro de Estudios Internacionales de la Universidad del Desarrollo,Yun-Tso Lee, la respuesta de China es “mesurada” y debe ser vista “sólo como un gesto del gobierno de Xi Jinping”“Esta es una señal, ya que la respuesta de China no es en la misma magnitud que la estadounidense. Busca no golpear en gran magnitud a la economía mundial. El gran problema es que se ve poco probable un acuerdo entre ambos países en el corto plazo”, añade. El académico sostiene que dada la exposición chilena a los mercados estadounidenses y chinos, un buen espacio de refugio para Chile es la iniciativa “One Belt and Road”. “Es díficil que las relaciones vuelvan al punto previo al conficto. Una buena solución para Chile es que se profundice la iniciativa ‘Una Franja, Una Ruta' que contempla la creación de grandes obras de infraestructura, generando más crecimiento y más empleo. Esa sería una buena manera de paliar los efectos negativos de la guerra comercial”, apunta Yun-Tso.https://conectamedia.s3.amazonaws.com/2019-05-13_impresa.lasegunda.com_Q73JQ4QP.jpg